Viaje a Australia

Día 6 Sydney

Fotos de Australia


 

Llegamos a Sydney después de cerca de 11 horas de tren, y tras dejar las maletas en el Backpacker la primera idea que tenemos es ir a realizar la visita obligada de la Opera House, seguramente el edificio más famoso de Australia. Sydney es la ciudad más antigua de Australia, con más de 3 millones de habitantes.

Harbour Bridge
Sydney - Harbour Bridge

La Bahía de Sydney divide la ciudad en dos zonas, North y South Sydney, comunicadas por el Harbour Bridge y por un túnel submarino. El carismático Harbour Bridge, en dirección opuesta a Circular Quay, cruza la ciudad desde 1932. Cuando fue construido, era el puente en arco más grande del mundo. En noviembre de 1998, Bridge Climb inició su campaña publicitaria para llevar pequeños grupos. Hay un punto de observación el interior del pilón sur del puente donde, además de poder disfrutar de las vistas del puerto, puede estudiar una exposición fotográfica sobre la historia del puente.

Opera House
Sydney - Opera House

En el extremo sur de la ensenada de Sydney, Circular Quay es el punto de partida de los transbordadores del puerto y el río (junto a los rascacielos del centro financiero). Mientras paseas hay que mirar las placas grabadas en el pavimento en Writer´s Walk (paseo de los Escritores), que ofrecen una introducción a los cánones de la literatura australiana. Por esta zona pueden visitarse algunos de los mejores museos de Sydney, como el Museum of Contemporary Art y el Justice and Police Museum, o la Customs House (aduana) que fue construida por primera vez en 1845 y rediseñada en 1885 por el arquitecto colonial James Barnet, quien le dio su actual fachada clásica del renacimiento. Lo siguiente que debe hacerse es embarcarse en un crucero turístico o disfrutar de un paseo en transbordador por el puerto.

Opera House
Sydney - Opera House

La Sydney Opera House se encuentra junto al agua, en la punta Bennelong, adyacente a Circular Quay. El mejor modo de admirarla es de perfil, cuando sus altísimos techos blancos evocan al mismo tiempo velas de barca y conchas blancas. Al acercarse, se puede observar que el efecto se crea con baldosas blancas cuidadosamente encajadas. En el interior de la concha hay una gran sala de conciertos (Concert Hall), una sala más pequeña, Opera Theatre, y dos teatros, el Drama Theatre y el Playhouse, además de restaurantes, bares, un cine, una galería de artistas aborígenes y una biblioteca. El edificio resulta especialmente asombroso cuando está iluminado y, una vez se accede a su interior, los grandes ventanales son los protagonistas.

El proyecto de su construcción generó mucha controversia durante su larga planificación, resultado de un concurso a finales de los años cincuenta, hasta que se terminó en 1973. Durante 16 años, la construcción se vio plagada de peleas y escándalos, hasta tal punto que el arquitecto danés, Jørn Utzon, que ganó el concurso a la edad de 38 años, fue obligado a abandonar el proyecto, en 1966, tras 9 años de trabajo. Después de pasar por tres arquitectos y tras 7 años más tarde, se completó el interior, aunque siempre se ha creído que la acústica no eran perfectas, a pesar de la inversión de 102 millones de dólares (más de diez veces el precio estimado).

Harbour Bridge y Opera House
Sydney - Harbour Bridge y Opera House

The Rocks, justo debajo del puente, es el corazón del Sydney histórico. En este acantilado rocoso se proclamó el establecimiento de Sydney Town en 1788, el primer asentamiento europeo permanente de Australia. En la actualidad, el casco antiguo restaurado es una de las principales atracciones turísticas de Sydney y vale la pena explorarlo. El mejor lugar para empezar su recorrido por The Rocks es Sailor´s Home, en 106 George St, construida en 1864 para ofrecer alojamientos decentes a los marineros visitantes. En la actualidad se ha convertido en el Sydney Visitor Centre.

La pequeña casa de arenisca, situada junto al Visitor Centre, en 110 George St, es Cadman´s Cottage, la casa privada más antigua que todavía se conserva en Sydney, construida en 1816 para John Cadman, un ex convicto. Más allá de los muelles Millers Point sirve de recordatorio de cómo solía ser The Rocks. También existen zonas elegantes, como el Observatory Hotel, en Kent Street; sin embargo, los tradicionales pubes de barrio y las casas adosadas en la colina recuerdan el ambiente vulgar típico de toda la zona. Otra de las atracciones del barrio es el observatorio astronómico de estilo italiano situado en la cima de la colina. Lo mejor de The Rocks es explorar las estrechas callejuelas escondidas en el espolón rocoso original, un viaje repleto de descubrimientos que requiere subir y bajar varias escaleras y niveles. Entre los barcos se encuentra una réplica de la nave del capitán Bligh, la Bounty.

Darling Harbour
Sydney - Darling Harbour

Tras tomar un transbordador llegamos a Darling Harbour, que conjuga senderos para pasear, jardines, museos, un acuario, un centro de convenciones, un casino y lugares donde comer y beber. Los puntos más importantes son el Sidney Acquarium, el museo marítimo, la escultura de agua, el Jardín Chino, el cine IMAX, el parque temático Sega World y el cercano Powerhouse Museum, uno de los más espectaculares de la ciudad. También destaca el monorrail que cruza el puerto y que nos puede acercar al centro de la ciudad.

Finalmente, y para finalizar el día, vamos a cenar a la cercana Chinatown, donde Dixon Street Mall es la calle principal, llena a todas horas de gente que acude a los numerosos restaurantes, pubes, cafés, cines, tenderetes de alimentos y colmados asiáticos.


 

Anterior | Menú Australia | Siguiente


Fotos de Australia