Viaje a Marrakech

Día 2 Barrio curtidores y Madrasa Ben Youssef

Marrakech


 
Marrakech - Barrio de los curtidores
Barrio de los curtidores

En los curtidores se puede observar el proceso de curtido y secado de la piel. El proceso consiste en que los curtidores pisan y enjuagan la piel en grandes cubas de colorante y estiércol de paloma, mientras que otros artesanos recortan y estiran la piel a secar. Las curtidores de Marrakech son muy similares a los de Fez, a pesar de que están más dispersos, por lo que es una experiencia menos interesante.

Marrakech - Medersa Ben Youssef
Medersa Ben Youssef

La mejor época para visitar los curtidores es por las mañanas, cuando hay más actividad. Al entrar a la zona de los curtidores nos dieron unas ramitas de menta que debíamos colocarnos debajo de la nariz para poder soportar la peste. La peste era comprensible debido a que la visita discurre entre pozas de cal y especialmente entre pozas con caca de paloma y despojos de animales. Evidentemente, la persona que te enseña las instalaciones espera su propina.

Marrakech - Medersa Ben Youssef
Medersa Ben Youssef

La Madraza de Ben Youssef es una madraza (escuela coránica) anexa a la Mezquita de Ben Youssef. Alberga algunos de los más bellos ejemplos de arte y arquitectura de Marruecos. La madraza, donde más de 800 estudiantes memorizaban el Corán, fue fundada por el sultán Abou el Hassan en el siglo XIV. Sin embargo, fue totalmente reconstruída por los saadíes, quienes dejaron una mayor muestra de arte y arquitectura en la misma.

Marrakech - Medersa Ben Youssef
Medersa Ben Youssef

En el centro de la madraza se dispone un gran patio de abluciones con una alberca central. Los edificios están hechos de madera de cedro con estuco y azulejos de colores. La sala de rezos posee una de las decoraciones más exuberantes del conjunto, usando piñas y palmeras para la decoración del mihrab. En toda la madraza hay numerosas inscripciones en estuco y azulejo, de las cuales la más común es el basmala.

Marrakech - Medersa Ben Youssef
Medersa Ben Youssef

Las inscripciones no contienen representaciones de humanos o animales tal como requiere el Islam, y consiste enteramente en inscripciones y patrones geométricos. Esta madraza fue uno de los colegios teológicos más grandes del norte de Africa y podría haber albergado a algo más de 900 estudiantes. Uno de sus profesores más conocidos fue Mohammed al-Ifrani (1670-1745). Cerrado en 1960, el edificio fue restaurado y abierto al público como lugar histórico en 1982.


 

Anterior | Menú Marrakech | Siguiente


Marrakech