Viaje a Irán

Día 10 Estahban - Persépolis - Teheran

Irán


 

Salimos hacia Persépolis y pocos kilómetros antes de llegar a Shiraz nos encontramos con el lago Maharlu (Daryache-ye-Namak). Se trata de un lago salino de 31 kilómetros de largo y 11 de ancho. Se cree que se formó hace unos 20.000 años, y comenzó a acumular sal hace unos 1.000. Posee una empresa que se dedica a extraer la sal, que se utiliza tanto para uso industrial como para consumo humano. En la orilla más occidental del lago observamos que el agua tiene un color rojizo. Esto se debe a una clase de algas que se reproducen en aguas con una alta salinidad.

Lago Maharlu
Lago Maharlu

(a 239 km.) Naqsh-e Rostam: Es una pared rocosa que contiene cuatro tumbas reales aqueménidas. Una de estas, según las inscripciones que presenta, sería la tumba de Darío I (522-486 aC). Las otras tres tumbas serían las de Jerjes I (486-465 aC), Artajerjes I (465-424 aC) y Darío II (423-404 aC), pero no hay ninguna inscripción que lo permita identificar con certeza. Hay también siete grandes bajorrelieves en la roca de Naqsh-i Rustam, bajo las tumbas, esculturas encargadas por los reyes sasánidas. Las tumbas se conocen localmente como las "cruces persas" por la forma de las fachadas de las tumbas. La entrada a cada tumba está en el centro de cada cruz, que se abre a una pequeña cámara, donde el rey yace en un sarcófago. Las tumbas fueron saqueadas tras la conquista del Imperio aqueménida por Alejandro Magno.

Naqsh-e Rostam
Naqsh-e Rostam

(a 10 km.) Persépolis: 17 años atrás, durante mi visita al Louvre de Paris, y más concretamente al departamento de Antigüedades orientales donde se exponen muestras de Mesopotamia e Irán, me enamoré de un lugar. Allí contemplé uno de los capiteles del palacio de Persépolis y desde entonces soñaba con visitar Persépolis. Ahora, a las puertas del complejo, "el sueño se hace realidad". Aunque todo el complejo está bastante en ruinas, uno se puede imaginar como era el palacio antes de ser arrasado por las tropas de Alejandro Magno en el 330 aC. Tras subir la escalera de Persépolis, nos encontramos en una terraza ubicada a 14 metros de altura y con unas dimensiones de 450 por 300 metros sobre los que están ubicados todos los edificios.

Persépolis - Puerta de todas las Naciones
Persépolis - Puerta de todas las Naciones

Lo primero que nos encontramos es la espectacular Puerta de todas las Naciones o Puerta de Jerjes, construida por Jerjes I, hijo de Darío en el 475 a. C. La entrada, guardada por dos toros colosales, mide 5,5 m de alto. El tejado era soportado por cuatro columnas de 18,3 metros de alto, simbolizando palmeras, y cuyas cúspides esculpidas representaban hojas de palma estilizadas. En la entrada occidental se suman dos salidas: una hacia el sur, que se abre sobre el patio de la Apadana, y otra hacia el este, que se abre sobre la vía de las procesiones. Esta última es guardada por un par de estatuas colosales que representan hombres-toro alados, o lammasus. Estas figuras protectoras están también presentes en los capiteles de las columnas del Tripylon.

Persépolis - Palacio de las 100 columnas y Apadana
Persépolis - Palacio de las 100 columnas y Apadana

Por detrás de la sala de las 32 columnas se sube hasta la tumba de Artajerjes III, cavada en lo roca de Kuh-e Ramat. Además de las vistas sobre todo el complejo, el sepulcro destaca por esculturas en columnatas que representan las fachadas de palacio, resaltadas con grabados. En la parte superior el rey está representado sobre un pedestal a tres niveles. Continuamos por el Palacio de las 100 columnas, también llamado sala del Trono, el más grande de los palacios de Persépolis (70x70 metros). De él sólo quedan las bases de las columnas y los montantes de las puertas. Dos toros colosales constituyen las bases de las columnas principales, de 18 metros, que sostenían el tejado del pórtico de la entrada. El palacio está decorado con numerosos relieves en notable estado de conservación, que representan toros, leones, flores y bellotas.

Persepolis - Tachara
Persépolis - Tachara

Darío I construyó el palacio Apadana en el lado oeste de la terraza. Fue utilizado para audiencias oficiales. El trabajo comenzó en 518 aC y Xerxes lo completé 30 años después. El palacio tenía una gran sala (60x60 metros) con setenta y dos columnas, trece de las cuales aún se mantienen en pié. Cada columna tiene 19 metros de alto con un tauro cuadrado y un plinto. Se construyeron dos grandes escalinatas persepólicas, simétricas entre sí y conectadas a los cimientos de piedra. Los relieves de las escaleras permiten observar a las personas de todo el imperio con su vestimenta tradicional, e incluso al propio rey, "hasta el más mínimo detalle". Tachara o Palacio de Darío el Grande (40x30 metros) está conectada con el patio sur por una doble escalera invertida. Bajo el reinado de Artajerjes III, se agregó una nueva escalera al noroeste, que está conectada a la sala principal a través de una nueva puerta. En las paredes de estas escaleras hay representaciones esculpidas de figuras tales como sirvientes, asistentes y soldados vestidos con trajes medos y persas, así como delegaciones portadoras de regalos que flanquean inscripciones talladas. Es la estructura de palacio más antigua de Persépolis.

Persépolis - Tachara
Persépolis - Tachara

(a 65 km.) Shiraz: Llegamos al aeropuerto de Shiraz para volar a Teherán con una compañía local llamada Aseman. No podemos visitar nada de esta ciudad, así que tenemos ya una excusa para visitar de nuevo este país en un futuro.

Teherán: Tras aterrizar en el aeropuerto doméstico, sufrimos la peor experiencia del viaje. Si la gente de Irán es extremadamente amable, es chocante lo desagradables que pueden ser los taxistas del aeropuerto. Llegamos de madrugada al hotel y tenemos que levantarnos pronto para ir al aeropuerto, por lo que no tenemos posibilidad alguna de visitar nada de la capital de Irán.


 

Anterior | Menú Irán | Siguiente


Irán